Suelo radiante, ¿Cómo mejorar el confort de tu casa?

por Mar 8, 2022Reformas

Mantener el estado de confort en nuestro hogar es crucial para nuestra salud y bienestar. Cuando nos movemos en un entorno agradable mejora nuestro estado de ánimo.

Por eso, la solución más efectiva para sentirte cómodo durante los días fríos o los veranos muy calurosos es instalar un sistema de climatización por suelo radiante.

Como ya os adelantamos los beneficios de los suelos radiantes, esta vez queremos explicaros los diferentes tipos de suelos radiantes que se pueden encontrar y en qué se diferencian.

¿Qué es el suelo radiante?

Como breve introducción, el suelo radiante es el sistema de climatización más eficiente y económico del mercado. Funciona de manera muy sencilla, ya que no es más que una red de tuberías instaladas de manera uniforme bajo el pavimento.

Esto provoca que el calor o el frío se irradie desde el suelo, proporcionando una temperatura altamente confortable y homogénea durante el invierno o el verano. El suelo radiante es un sistema completamente fiable que ha sido comprobado desde hace más de 40 años en los países del centro y del norte de Europa.

Tipos de suelo radiante

Existen, a grandes rasgos, dos tipos de suelo radiante, uno de ellos funciona con electricidad y el otro con agua. Veamos sus características a continuación:

Suelo radiante eléctrico.

El funcionamiento de esta alternativa depende de la energía eléctrica. Se instala debajo del suelo con una estructura serpenteante que, al calentarse, se irradia por todo el suelo. Está aislado mediante una lámina de poliestireno que impide que el calor se escape hacia la estructura del edificio.

Puede ser instalado bajo cualquier tipo de suelo, aunque su uso no es recomendable en cocinas ni en baños. Su consumo eléctrico se encuentra entre los 120 y 150 W por metro cuadrado.

Por esta razón, se considera que es ideal para el ahorro energético, pues se obtiene una sensación de confort a baja temperatura y de manera inmediata. No obstante, en los últimos años está siendo desplazado por el suelo radiante alimentado por aerotermia.

Su gran ventaja es que no necesita de máquinas de producción de calor, básicamente se conecta directamente a la red, con el consecuente ahorro de precio de instalación y espacio.

Suelo radiante por agua o aerotermia.

Éste es más eficiente, ya que proporciona un mayor ahorro energético con un menor tiempo de amortización y bajos consumos.

Gracias al suelo radiante por agua, conseguimos una temperatura de confort ambiente entre los 22 y 24ºC, tanto en invierno como en verano. En este caso, el agua que corre por las tuberías es caliente o fría dependiendo de las necesitades de la estación en la que nos encontremos.

Permite un ahorro del 30% en la factura energética en comparación al suelo radiante eléctrico.

Para calentar y enfriar el agua se utiliza la aerotermia que aumenta aún más la eficiencia energética. Se requiere de la instalación de un panel aislante y de tuberías de excelente calidad que eviten la posibilidad de formación de puentes térmicos.

La mayor ventaja de esta alternativa es que se puede instalar en todos los espacios de la vivienda, así como que disponemos de calor en invierno y frío en verano.

En definitiva, la instalación de un suelo radiante nos permite disfrutar del máximo confort en nuestra vivienda. No obstante, es necesario que se coloque de mano de los expertos en reformas como los que podrás encontrar en Reformalista.

«Un Sueño hecho realidad y una inversión inteligente»

Categorías

REFORMAS DESTACADAS

NEGOCIOS Y OFICINAS

“Reformar revaloriza tu casa”

«Un Sueño hecho realidad y una inversión inteligente»